Aprender español

¿Sabías que el español es la segunda lengua más hablada en el mundo? Juana Alonso nos da 4 razones de peso para aprender y seguir practicando español. No olvides que el Aula Cervantes pone a disposición una biblioteca con más de 1.500 volúmenes para leer en este idioma, además de la mayor y más actualizada colección de manuales de didáctica del español existente en Senegal, así como manuales para preparar los exámenes DELE, de acuerdo con los niveles del Marco Europeo de Referencia.

5 razones para aprender español

Por Juana Alonso

1.   Es la segunda lengua más hablada del mundo…

En la actualidad, el español es el idioma oficial de 21 países y la lengua materna de alrededor de 472 millones de personas, el 7,9% de la población total. Además, también es muy representativo el número de hispanohablantes en otros países donde el español no es la lengua oficial: como Estados Unidos, que supera los 57 millones; Marruecos, con casi 2 millones; o Canadá, que ronda los 700.000.

En total, más de 21 millones de personas en el mundo estudian español, y cada vez son más las que lo utilizan en la esfera laboral. Según los informes del Instituto Cervantes, en la Unión Europea (sin contar en España) hay casi 31 millones de personas que hablan español o que tienen competencias lingüísticas en el idioma.

Los 567 millones de personas que hablan español a día de hoy, convierten al idioma en el segundo más hablado del mundo (por detrás del chino), y se espera que el porcentaje de hispanoparlantes siga creciendo en los próximos 30 años, hasta llegar a los 754 millones en el año 2050. Curiosamente, Estados Unidos será el país donde más se hable, por detrás de México: se estima que para el año 2060, 1 de cada 3 ciudadanos estadounidenses hablará español.

2.   Te abre muchas puertas en un mundo global

Sin duda alguna, aprender cualquier idioma siempre te permite expandir horizontes, tanto en el plano personal como en el ámbito profesional; pero, si dominas el segundo idioma más hablado del mundo, las oportunidades serán más numerosas y variadas.

Si eres un poco nómada y te gusta cambiar de país, aprender español te será muy útil, pues el número de estados donde se habla como lengua oficial asciende a 21, 22 si reconocemos al Pueblo Saharaui. Además, teniendo en cuenta que en tres o cuatro generaciones está previsto que una de cada diez personas en todo el planeta sea hispanohablante, dominar el idioma te permitirá comunicarte con más del 10% de la población mundial.

Quizás quieras adquirir competencias que te hagan ascender en tu trabajo, abrir nuevas rutas comerciales para tu empresa, etc. Sin duda el español, teniendo 567 millones de usuarios, te permitirá abrir nuevos canales de comunicación con países que están en pleno desarrollo económico.

A lo mejor te apetece estudiar en el extranjero. Tanto España, como los diversos países de HIspanoamérica cuentan con universidades de prestigio con una oferta formativa muy amplia en todos los campos científicos; y desde el año 2001, el número de revistas científicas en lengua española ha crecido un 130%. Además, muchas de estas universidades tienen becas destinadas a estudiantes extranjeros, para facilitar el acceso a sus programas y fomentar el intercambio entre culturas.

3.   La cultura hispana tiene una gran influencia

No hay nada como disfrutar de las diferentes expresiones artísticas en su idioma original: leer un libro traducido nunca será lo mismo que leer la versión original, y sucede lo mismo con la música o el cine.

En la actualidad, el arte y la cultura hispánicos tienen una gran influencia en el mundo: en literatura, destacan internacionalmente las obras de Premios Nobel el colombiano Gabriel García Márquez o el hispanoperuano Mario Vargas Llosa, de los españoles Federico García Lorca o Arturo Pérez-Reverte, o de los chilenos Pablo Neruda e Isabel Allende. Sin olvidarnos de ‘El Quijote’ de Miguel Cervantes, que es la obra más traducida del mundo después de La Biblia.

La música y la danza hispana también ha llegado a muchas partes del mundo, y no sólo por la canción de Guantanamera. Desde el flamenco de Paco de Lucía y Camarón en España hasta la salsa cubanísima de Celia Cruz, pasando por el tango argentino, las guajiras y el son de Compay Segundo y, por qué no, el pop latino de Shakira, Enrique Iglesias o Ricky Martin… el caso es que los ritmos hispanos inundan las radios del mundo entero.

En el mundo del cine, las obras hispanas no llevan mala trayectoria. Aunque no tengan el alcance de las películas de Hollywood, no son pocos los cineastas, como Pedro Almodóvar o Guillermo del Toro, y actores, como el español Javier Bardem o el argentino Ricardo Darín, que están reconocidos a nivel internacional.

Además, arquitectos como Gaudí o Calatrava, o pintores como Picasso, Dalí o Frida Kahlo, también han dejado un legado artístico que destaca dentro y fuera de sus países de origen. Aprender un idioma no es sólo ser capaz de formar frases, sino también entender el contexto cultural, histórico y artístico de la lengua.

4.   No hay tanta diferencia entre las variedades del español

Es cierto que el español que se habla en Colombia no es el mismo que el de Argentina, que los dominicanos tienen un acento muy diferente a los españoles y que una misma palabra puede tener 10 acepciones diferentes en función del país; sin embargo –y a diferencia de otros idiomas como el árabe, el chino o el hindi donde las variantes dialectales tienden a ramificarse y a diferir ampliamente— en español tenemos la suerte de que 95 de cada 100 vocablos son comunes a todo el ámbito de la comunidad hispanohablante, y eso facilita enormemente la comunicación y el aprendizaje.

La cercanía lingüística también tiene consecuencias positivas a nivel económico, según los informes del Instituto Cervantes: “compartir idioma aumenta un 290% el comercio entre los países hispanohablantes”; y según el catedrático de Economía Aplicada, José Luis García Delgado “la inversión española en la América hispana habría sido siete veces menor” sin un idioma común.